Son muchas las ocasiones en las que te puedes vestir con un disfraz de calavera. Alguna de estas ocasiones son Halloween, un cumpleaños de disfraces, una fiesta de disfraces, los carnavales…

Quizás creas que disfrazarse de calavera está muy visto o que es poco original. Pero nada de eso. Un buen disfraz de calavera, bien hecho, siempre sorprende. Cuando todos los detalles están cuidados, se nota. Además, si a parte del disfraz lo complementas con un buen maquillaje, ya queda genial. Lo bueno es que no necesitas demasiado dinero para hacerte este estupendo disfraz. Puedes comprarlo directamente en la tienda, eso ya lo sabemos, pero no quedará igual. Y será mucho más original si has invertido tiempo y ganas en hacerlo tú mismo. Además, a parte del buen atuendo que llevarás y lo sorprendidas que se quedarán las personas de la fiesta, te lo habrás pasado en grande fabricando tu propio disfraz.

¿Qué necesito para hacer mi disfraz de calavera?

No se necesitan muchas cosas para hacer este disfraz. Además, son cosas baratas y que puedes encontrar en cualquier tienda. A continuación te dejamos la lista de materiales que necesitas para hacer tu disfraz de calavera:

  • Una camiseta negra, a ser posible de manga larga. Para que el efecto sea mayor. Lo mejor es que escojas ropa que utilices a menudo y no te importe ensuciar. O, si lo prefieres, puedes comprar estas prendas básicas en cualquier lado que cuesten baratas, y así podrás tener el disfraz para usarlo en todas las ocasiones que quieras.
  • Leggins de color negro. Si queréis podéis utilizar un pantalón ajustado negro. Pero, sin duda, queda mucho mejor con los leggins o unas mallas negras.
  • Pintura de color blanco. Lo único que tenéis que tener en cuenta aquí es que la pintura sea especial para la ropa. Ya que si no lo es no aguantará y no quedará bien.
  • Papel de calcar o papel de congelador.
  • Un bolígrafo.
  • Una plancha.
  • Un pincel o una brocha.

¿Cómo hacer un disfraz de calavera?

Instrucciones para hacer un disfraz de calavera

  1. Hacer los huesos. Lo primero que tenemos que hacer para elaborar este increíble disfraz de calavera es hacer la silueta de los huesos. Para hacerlo, en un papel de calco, dibuja con el bolígrafo uno por uno todos los huesos que forman parte del esqueleto humano. Con esto nos referimos a los huesos más elementales, los que quedan vistosos en el traje. No hace falta que incluyas todos y cada uno de ellos en tu disfraz. Quizás se te dé bien imaginar los huesos y lo puedas dibujar directamente en el papel de calco sin fijarte en ningún sitio. Pero lo más común es que necesitemos algo en qué fijarnos. Puedes mirar un dibujo en internet y dibujarlo. Y, si no se te da demasiado bien dibujar, puedes imprimir el dibujo, recortar cada hueso y usarlo como plantilla. Ten en cuenta que los huesos deben estar hechos a la medida de la camiseta y del pantalón. Ves midiéndolos antes de pintarlos con las prendas de vestir para que todo cuadre.
  2. Recortando los huesos. Una vez que hayas pintado todos los huesos que tendrá tu traje, es el momento de recortarlos. En verdad, lo que nos interesa a nosotros es el contorno del dibujo. Por lo que intenta que los recortes sean lo más preciosos posibles. Que cada borde tenga todos los detalles que puedas. Ves poniendo las siluetas de los huesos recortados en un lugar apartado para que no se te doblen ni les pase nada.
  3. Ahora hay que planchar. Cuando ya tengamos todas las siluetas recortadas y apiladas, tenemos que pegarlas a la ropa. Cogemos todos los papeles y los vamos colocando con cuidado en la ropa. Es mejor que lo vayamos poniendo uno por uno. Cogemos el primero, por ejemplo el de la parte superior de la camiseta, y lo colocamos. Cuando creamos que está bien puesto, le pasamos la plancha de la ropa a temperatura muy baja. Esto hará que el papel se quede fijado a la ropa por un determinado espacio de tiempo. No será mucho, pero es el necesario para que nos dé tiempo a pegar los demás y pintar los huesos. Cuando tengamos el primero colocado, hacemos lo mismo con el segundo. Y así sucesivamente. Para una sujeción extra podemos poner alfileres o imperdibles para que el papel no se mueva en lo más mínimo.
  4. Pintando los huesos. Cuando ya tengamos todos los papeles de las siluetas de los huesos bien colocadas, es el momento de pintarlos. Lo que podemos hacer es, por ejemplo, hacer la camiseta entera y, una vez que la tengamos hecha, empezamos con el pantalón. Cogemos la pintura y la echamos en un plato de plástico o cualquier otro recipiente que no nos importe ensuciar. La pintura es mejor que sea espesa y especial para ropa. De esta forma, será más eficaz y quedará mucho mejor el disfraz. Ahora solo tenemos que coger el pincel o la brocha y rellenar los huecos. Vamos uno por uno. Cuando tengamos pintados todos los huesos de la camiseta, la dejamos secar. Y empezamos con los pantalones. Si queréis que vuestro disfraz tenga un toque más especial, podéis utilizar como complemento pintura que brille en la oscuridad. La podéis encontrar en cualquier tienda de bazares. Con un pincel más fino bordeamos los huesos (una vez se haya secado la pintura blanca) para darle un aspecto mucho más chulo.
  5. Y con esto tenemos hecho nuestro disfraz de calavera.

Como hemos podido ver, hacer un disfraz de calavera no es tan complicado como parece. Quedará chulísimo y te lo podrás poner en cualquier ocasión en la que haya que disfrazarse.

Pero, para darle un toque mucho más realista, maquíllate como una calavera. Pintarse la cara de calavera no es realmente difícil. Ya que solo tienes que ponerte una base completamente blanca en toda la cara. Y, después, pintar de negro intenso los ojos, la nariz y los dientes. Desde aquí te recomendamos que pruebes a hacerlo, para tener el efecto completo del disfraz. Si no se te da bien pintarte la cara o no sabes muy bien como hacerlo, aquí te dejamos un tutorial de Youtube donde una chica explica paso a paso cómo pintarse la cara de calavera: https://www.youtube.com/watch?v=3WqONj0sRvM

Y ya sabes cómo hacerte un traje genial. Los materiales son fáciles de encontrar y muchos seguramente los tengas por casa. Además, no se tarda mucho tiempo en hacerlo. Puedes hacerlo uno o dos días antes de la fiesta de disfraces a la que vayas a ir sin ningún problema. Ya que estará perfectamente para esa ocasión. La recomendación que os damos es que miréis bien la pintura que vayáis a utilizar. Por el tema del lavado. Fijaros en cómo se tiene que lavar la ropa para que la pintura no se desprenda. Y si se quita, siempre podréis volver a pintar los huesos para la siguiente vez que tengáis que poneros el traje.

Esperamos que este artículo os haya servido de gran ayuda y que disfrutéis mucho tanto haciendo vuestro disfraz de calavera, como cuando os lo pongáis. Seguro que dejáis a más de uno con la boca abierta al ver el disfraz tan personal que os habéis hecho.

¿Te ha gustado?