Un disfraz es una vestimenta diseñada con la finalidad de captar la atención de la sociedad, bien sea por fines artísticos, religiosos o promocionales. Las personas suelen disfrazarse para representar un personaje real o ficticio, para asistir a un evento o a una fiesta con temática de disfraz, usualmente, carnaval, y también son visualizados en las obras de teatro. En algunos espectáculos , el disfraz toma mayor protagonismo, como es el caso de los circos, donde su eje central es animar al público, con la idea de captar su atención a través de la extrovertida vestimenta que portan, algunos, imitando personajes conocidos y otros, marcando su propio estilo. En cualquiera que sea el caso, el disfraz posee un sentido característico orientado al entretenimiento.

Este artículo también te interesará: Cómo Hacer un Disfraz de Minnie

El vestir disfraces ha llegado a ser una parte importante y esencial en las festividades de carnaval y Halloween; con la diferencia, de que los primeros, suelen ser vestimentas orientadas a la fantasía, o trajes típicos. Mientras que, la festividad Halloween, celebrada en muchos países, suele estar representada por vestimenta neutra y enfocada a criaturas sobrenaturales, como zombies y vampiros. Así, algunas personas también suelen disfrazarse en navidad. Sin embargo, la temática es única, y optan por utilizar colores propios de la navidad, verde y rojo y demás accesorios, comúnmente el personaje más adaptado es el de Santa Claus.

Al respecto de los disfraces de fantasía. En países donde el carnaval no representa una fiesta nacional o patria, pero sí acostumbran a disfrazarse, suelen ser los niños quienes irradian ternura al portar vestimenta de fantasía, imitando al personaje de su preferencia. Por tanto, los niños hacen de disfrazarse, un juego muy atractivo. Pues, ir vestido tal cual como su héroe de cuentos, de príncipe, o simplemente, el uniforme de un policía o bombero, es una experiencia maravillosa y un momento único, para ellos. La fantasía y la niñez, son la combinación perfecta que ocasionan en los niños instantes inolvidables al sentirse como algún personaje que les gusta; allí, reluce la magia del disfraz.

Como bien se mencionó, en el caso de los niños, se inclinan por sus héroes, príncipes, policías y bomberos, de preferencia. Mientras que, en el caso de las niñas, optan por disfrazarse de princesas y de la novia eterna de Mickey Mouse, es decir, Minnie Mouse.

Esta última, es uno de los adorables personajes de dibujos animados representativo de los estudios Walt Disney Pictures. Se conoce por ser la novia de Mickey Mouse y debutó junto a él en Plane Crazy, en el año 1928. La característica principal de Minnie, es su carisma y cuán coqueta es. Además, cuando sonríe, sus mejillas se tornan a un rosado brillante.

Minnie Mouse ha sido versionada y transformada según la cultura propia de cada época de años que transcurrido desde el año 28. Actualmente, la podemos encontrar en muñecos, libretas, morrales y demás objetos personales. Pese a sus transformaciones, sigue captando la atención de las más pequeñas que la escogen para llevar su peculiar vestimenta en alguna festividad. En este caso, se podría comprar el disfraz en alguna agencia donde exhiban piezas de vestimenta en fantasía. O, podemos inclinarnos por una idea más económica, y es la de elaborar en casa el disfraz de Minnie Mouse, para satisfacer a nuestras pequeñas, entonces nos preguntamos: «¿Cómo hacer un disfraz de Minnie

¿Que necesitas para hacer un disfraz de Minnie para bebé?

  • Materiales

Instrucciones para hacer un disfraz de Minnie para bebé

Para confeccionar el disfraz de la adorable Minnie Mouse, necesitaremos una serie de elementos que proporcionen el característico toque que tiene Minnie y que nuestras pequeñas luzcan felices al portar la vestimenta de su encantador personaje. Para ello, necesitaremos los siguientes materiales:

  1. Camiseta negra de mangas largas, preferiblemente ajustada, para lograr mayor parecido a Minnie.
  2. Medias negras tipo Panty.
  3. Fieltro color negro.
  4. Tela roja con lunares
  5. Zapatos amarillos.
  6. Una diadema.
  7. Guantes blancos.
  8. Cartón.
  9. Elástico.
  10. Tijeras, silicón y pistola de silicona, aguja e hilo.

Luego que tenemos los materiales completos y estamos listas para comenzar, tu duda de: «¿Cómo hacer un disfraz de Minnie para niña?», quedará solventada a continuación:

Primeramente, debemos observar detalladamente el personaje Minnie Mouse, para captar cada característica de su vestimenta y poder igualarla a la exactitud o cercana a ella. En el caso de esta adorable ratoncita, los colores que predominan en su vestuario son el rojo y el negro, el primer color, representado en su vestido que suele estar repleto de lunares blancos, y el lazo que adorna su cabeza está diseñado con la misma tela. Asimismo, el negro, está representado por la parte superior que cubre el cuerpo del personaje, así como la parte inferior, sus piernas. También podemos observar como el blanco resalta mediante los guantes que Minnie utiliza, y finalmente, el amarillo de sus zapatos termina dándole el toque colorido a la vestimenta. Por tanto, trataremos de igualar este vestuario de la siguiente manera:

  1. Iniciaremos por elaborar sus grandes orejas, para ello, cortaremos cuatro (04) círculos de fieltro negro, con la misma medida; alrededor de 14cm de diámetro. Estos, los pegaremos con silicona sobre círculos de cartón, de menor medida, podría ser de 13cm de diámetro, con la finalidad de que queden totalmente firmes. Entonces, dos círculos de fieltro negro cubrirán un círculo de cartón, uno por delante y el otro por la parte posterior. Así, coceremos los lados. Realizamos el mismo procedimiento con la otra oreja. Una vez listas, pegamos con silicona sobre la diadema. En este punto, pegaríamos también un lazo de lunares, como el característico de Minnie; de no tenerlo a la mano, podemos utilizar solo la diadema.
  2. Para realizar la falda, tomamos un rectángulo de tela roja cubierta por lunares; según las medidas de nuestra pequeña, cortamos. El mismo, debe ser más ancho que la medida de su cintura, dos o tres intervalos. Lo cocemos, unimos las esquinas y cocemos de allí hacia abajo, el lado lateral, para que quede como especie de un tubo. Con la finalidad de que se ajuste al cuerpo de nuestra pequeña, haciendo la semejanza a la ancha falda de Minnie, le colocamos una medida de elástico en la parte superior. Para destacan las enaguas, cocemos una medida de encaje por debajo de la falda, de manera de que sobresalgan. Y para resaltar aún más lo peculiar de Minnie, podemos colocar un lazo como cinturón de la falda.
  3. Vestimos a nuestra pequeña con la camiseta y las medias panty negras, le colocamos la falda que acabamos de confeccionar y nos aseguramos que le quede justo a sus medidas, sino, ajustamos donde corresponda. Le colocamos la diadema, los zapatos amarillos (si no tienes, cubre unos zapatos cualquiera, con tela amarilla) y sus inigualables guantes blancos. ¡Ahora sí, nuestra pequeña está lista para la fiesta!

Consejos para hacer un disfraz de Minnie para bebé

Para muchas madres, la idea de elaborar un disfraz es tediosa y no se sienten en la capacidad para realizarlo, pues, consideran que requiere muchas técnicas de confección. Algo, que no es cierto. Son pocas las veces que vamos a tomar la aguja e hilo, así como lo hacemos cuando se nos daña una pieza de nuestro closet, es relativamente sencillo. También puedes alquilarlo, pero, quizás sea más costoso y no tendrás la misma experiencia que de elaborarlo junto a tu pequeña. Y sé, que constantemente te preguntarás: «¿Cómo hacer un disfraz de Minnie para niña?»; por ello, acá te dejamos los consejos más relevantes:

  1. Es importante que al momento de elaborar la vestimenta de Minnie, mantengamos una fotografía de ella para ir constatando que estamos elaborando cada pieza que compone su disfraz.
  2. Permite que tu niña esté a tu lado, tomando tú, los cuidados necesarios. Hazla parte de esta grata experiencia y deja que colabore contigo en lo que pueda, para ella, será un momento único que verá como un juego.
  3. El cinturón de lazo, es opcional. Es solo para dar un mejor acabado, pero si no lo tienes, puedes obviarlo.
¿Te ha gustado?