Una boda es un momento muy importante en la vida de una pareja, por eso mismo los preparativos tienen que ser perfectos y acordes con los gustos de los enamorados. Todo el mundo que se casa quiere que salga a la perfección y que no se les escape ni un solo detalle. Desde el color de las flores, hasta la cantidad de arroz que se tira hasta el tiempo que hará. Y en esta larguísima lista de cosas que tener en cuenta está la tarta de bodas. Es una de las cosas que de disfrutan al final de la ceremonia, pero que simbolizan que ambos están juntos y más porque cortan la tarta a la vez. Por eso es muy importante que sepas cómo escoger tartas de boda, porque aunque quizá no te la vayas a comer, estéticamente tiene que ser como siempre te la has imaginado.

Hay veces que los novios deciden tener varias tartas. Para la que se esmeran meses y meses y se desquician con los pasteleros y luego la que se reparte en el banquete. La primera es la bonita, la de adorno y la que ambos cortan y luego está la otra, la que todos se comen.
Cómo escoger tartas de boda

Si tienes dudas de cómo escoger tartas de boda, aquí tienes unas claves para que te sea mucho más sencillo y no te preocupes de nada el día de tu boda.

Instrucciones para escoger tartas de boda

  1. Es importante que cuando estéis hablando de los preparativos de la boda habléis de la tarta. Debe ser como siempre la habéis imaginado porque eso hará de vuestro día algo mucho más especial. Decidir, aunque sea a priori, cómo la queréis. Empezar a pensar en el tamaño: si queréis que sea la tarta que partiréis y que luego todos comerán o será como la muestra y luego el resto comeréis otra. Así sabes el tamaño y cuántas tartas debes encargar.
  2. Hablar de la temática de la tarta. Puede que vuestra boda esté inspirada en un musical como Grease y entonces los novios de la tarta sean Olivia y Elvis, o lo relacionado con vuestra temática. O puede que a los dos es encante el surf y queráis que los novios estén sobre una tabla. Escribir las ideas que os vengan a la cabeza para seguir hablándolas y descartando las que ya no os llamen tanto la atención.
  3. El sabor de la tarta también es importante. Puede que tengáis una idea preconcebida, apuntarla, porque puede que cuando vayáis a la tienda os den opciones y las probéis y cambiéis de opinión.
  4. Pensar si hay algo que para vosotros signifique algo. Una tarta de bodas puede ser como queráis, no tiene por qué ser la típica tarta redonda. Que queréis que tenga forma de castillo, que sea un globo o lo que se os ocurra, no dudéis en apuntaros todas las ideas.
  5. Cuando ya tengáis algo más o menos claro de qué es lo que queréis es hora de que miréis pastelerías que se dediquen a hacer tartas de boda. Mirad por Internet, o si tenéis alguna cerca de casa acercaros a ella. En este momento lo que tenéis que hacer es pasaros por las que más os llamen la atención, o incluso por todas, contar lo que queréis y lo que habéis pensado y escuchar. Escuchar qué os proponen y si lo que os ofrecen os gusta, porque al ir a varias es probable que alguna panadería os llame más la atención que otras. De este modo vais descartando.
  6. Cuando os hayáis decidido por una panadería llega el momento de elegir el sabor, porque ellos os darán a probar algunos para que terminéis por elegir. Escoger el que más os guste a vosotros porque seguramente no a todo el mundo le agrade el sabor que elegís, pero como es vuestra boda tenéis siempre la última palabra.Cómo escoger tartas de boda
  7. Hablar con los pasteleros y que ellos os diseñen el estilo de tarta que queréis. Puede que ellos mismo decidan dibujarla y os la enseñarán para que veáis si le falta algo o si no es de vuestro gusto. Una vez ellos tengan el boceto en papel y coloreado como vosotros les habéis pautado, es hora de que se pongan a trabajar, pero hasta ese momento la responsabilidad todavía estaba en tus manos.
  8. Estar pendientes de la pastelería en la que habéis encargado la tarta. Y si cambiáis de opinión sobre el diseño o quizá os apetece añadir algo nuevo, no dudéis en llamar o ir personalmente.
  9. Ahora solo queda que disfrutéis del día de vuestra boda y que veáis lo bien que ha quedado vuestra tarta de bodas, que aunque no hayáis hecho, habéis participado en el proceso. Cortarla y simbolizar que estaréis siempre unidos disfrutando de la tarta.

Consejos para escoger tartas de boda

  • Míralo con mucho tiempo. Puede que no te convenzan las tartas de las pastelerías y tengas que buscar más lejos, y no solo eso, si no que si es algo rebuscado o que requiere de mucho esfuerzo van a tardar tiempo en hacértela, no es como una tarta de cumpleaños ni como un pastel que tienen todos los días en el mostrador.
  • Pensad que es algo muy significativo para unos novios, por lo que pensar realmente qué os hace ilusión. Puede que uno de los dos deba ceder. Puede que a uno de vosotros les encante el teatro y al otro el futbol, pero también puede que podáis compaginarlo haciendo un escenario teatral en el que se represente un partido en el que meten un gol. Todo lo que penséis se podrá realizar, siempre que lo hagáis con tiempo.
  • Mirad algunas pastelerías especializadas porque puede que en la típica de barrio de siempre no se dediquen a esto. O también podéis hablar con diseñadores de tartas que trabajan exclusivamente para hacer este tipo de diseños.
  • Antes de decidir el sabor de la tarta prueba varios, aunque tengas muy claro de qué sabor la quieres. Y es que te pueden sorprender y en el caso de que no quieras cambiar el sabor que tenías pensado, siempre puedes encargar otra tarta con el sabor que te ha sorprendido.
  • Hacer una tarta, más para una boda por la cantidad de personas, no es algo sencillo. Por lo que si prefieres puedes encargar una tarta impresionante con la temática que queréis y que sea para cortar y para la mesa nupcial y luego encargar otra, que no tenga mucho de especial, para el resto del banquete. De esta manera tampoco os coméis tanto la cabeza.
  • Si la empresa tiene servicio a domicilio, lo mejor es que les deis la dirección del banquete y que sean ellos los que lleven personalmente la tarta. Ellos tienen equipos especiales y preparados para llevar tartas de grandes diseños y en caso de que se les pudiera estropear, tienen los utensilios para mejorarla. Si alguien de la boda se encarga de ello y se estropea, no habrá solución. Ya que la empresa es quien la ha hecho, que sea ella quien la lleve hasta el lugar para evitar que la tarta caiga en malas manos.
  • Aunque la tarta puede ser original, muchas veces los muñecos de la tarta son los típicos de traje y vestido blanco. Si queréis algo diferente decírselo también a los pasteleros, porque os podrían hacer unos muñecos personalizados e incluso comestibles.
¿Te ha gustado?