La cumbia es uno de los grandes bailes de América Latina, y es una danza tradicional de Colombia que se ha extendido por todo el continente desde los años cuarenta del pasado siglo. Por eso, puede que te interese saber cómo bailar cumbia, para practicarlo en tus fiestas con las amistades y darle un tono muy caribeño a tus reuniones.

La cumbia es resultado de la mezcla de las culturas que han convivido en América, y en Colombia en particular, durante siglos: la indígena, la africana -traída por los esclavos negros llevados por los españoles a tierras americanas- y por la cultura española presente desde la llegada de los conquistadores a finales del siglo XV, cuando descubrieron el Nuevo Mundo a los países europeos.

Estas tres raíces aportaron sus instrumentos y ritmos, así como las vestimentas, que son las típicas polleras o sobrefaldas llenas de encajes y bordados, o el traje blanco con pañuelo rojo y sombrero de los hombres. De los orígenes africanos llegaron los tambores, de los indígenas son las maracas y las gaitas y cañas de millo, y de los españoles son las letras y asuntos de las canciones.

La cumbia es un baile de pareja, que unas veces se dan la mano y otras no, y se caracteriza por sus pasos cortos y arrastrados, su ritmo medio y sabroso, el movimiento de caderas y las vueltas y giros.

Es una danza sensual y relajada, no especialmente complicada y muy agradable de bailar, para poder disfrutar tanto del baile como de la música y de la compañía, sin obsesionarse con la ejecución perfecta del baile.

Para que sepas cómo bailar cumbia te damos unos puntos precisos y prácticos para que te lances enseguida a moverte con ritmo.

Escucha la música

El patrón rítmico de la cumbia es de 2 x 2 ó 2 x 4, que en general es un tiempo medio, ni muy rápido ni muy lento, estable y muy reconocible. Lo mejor es empezar por escuchar canciones y música de cumbia, para que te familiarices con la cumbia y sus características rítmicas propias. Es una música que te incita al baile, de eso no hay duda, te inspira para ponerte a bailar a su son.

Cuando vayas aprendiendo los distintos pasos, lo mejor es que practiques cada uno por separado en principio, con la música de fondo, para que tu cuerpo vaya tomando la idea casi sin darte cuenta.

En los pasos básicos no se realizan pausas y no se levantan los pies del suelo, son pasos cortos y continuos siguiendo la música, que tiene un ritmo muy estable y seguido, en los que se va alternando el peso del cuerpo de un lado al otro.

El paso básico

El paso básico que tiene la cumbia es el paso atrás, alternando el peso del cuerpo entre los dos pies. Tienes que cargar el peso en tu lado izquierdo y dar un paso hacia atrás con el pie derecho. Entonces, levantas el talón del pie izquierdo y lo bajas, pisando con toda la planta, pero sin moverlo del sitio. Ahora mueves el pie derecho a su posición original. Todo esto lo tienes que hacer sin trompicones ni apresuramientos, con fluidez.

A continuación, haz una pausa muy, muy corta y repites toda la operación con el pie izquierdo: Es decir, dejas que el peso del cuerpo descanse en el lado derecho. Das un paso atrás con el pie izquierdo. Levanta el talón del pie derecho y lo vuelves a bajar y tocar el suelo, sin mover el pie del sitio. Ahora llevas el pie izquierdo a su posición de origen, junto al pie derecho.

El paso con los dos pies lo repites al menos una vez, y después ya combinas con otros pasos. Cuando mueves el pie hacia atrás lo puedes hacer en línea recta hacia atrás o realizando una pequeña diagonal hacia fuera, hacia la derecha o hacia la izquierda, según cada pie. Es mejor tener las rodillas flexionadas mientras se ejecuta el paso, y deja que los movimientos vayan saliendo con fluidez y sin exageraciones.

El paso lateral

Otro paso básico es el paso lateral, y que también se usa en otros bailes americanos. Para realizarlo tienes que dar un paso hacia la derecha o hacia la izquierda, según cada momento, hacia un punto paralelo a tu cadera. Si vas hacia la derecha, mueve el pie derecho sin arrastrarlo, y seguidamente arrastra el pie izquierdo hasta ponerlo al lado del pie derecho.

Repites todo el paso hacia la misma dirección, y luego ejecutas el paso con el otro pie y hacia la otra dirección, repitiéndolo también. Con este paso te puedes ir desplazando por la pista de baile poco a poco, con solo girar el pie levemente mientras vas bailando y haciendo el paso.

Otro paso: El campana cruzado

El paso campana cruzado es un paso lateral con cruzamiento de los pies. Da una zancada hacia tu izquierda con tu pie izquierdo; entonces, lleva tu pie derecho en diagonal hacia tu pie izquierdo, colocándolo delante de este. En tercer lugar, da un nuevo paso con tu pie izquierdo en dirección izquierda y ahora arrastra el pie derecho hasta la izquierda, poniéndolo al lado del pie izquierdo. Repite la secuencia de movimientos pero ahora hacia la derecha.

En pareja

Todos los pasos básicos anteriores son para bailar una persona sola, o una frente a otra separados, pero la cumbia también se puede bailar en pareja, y cada miembro los ejecuta frente al otro, pero agarrados de una mano.

Para ello, comienzan con una postura inicial de salida, que es similar a otros bailes latinos, como el merengue. El hombre agarra con su mano izquierda la derecha de la mujer, a la altura del hombro, a la vez que coloca su mano derecha en la cintura de esta. La mujer coloca su mano izquierda sobre el hombro derecho masculino.

Cuando empieza el baile, la mujer comenzará con su pie derecho, mientras que el hombre lo hará con el pie izquierdo.

Las caderas y los giros

Al bailar la cumbia se balancean las caderas con suavidad y elegancia, pues es algo que surge al cambiar el peso del cuerpo al ejecutar los pasos. Estos movimientos de cadera se hacen con las rodillas algo flexionadas de manera que se ofrece una imagen muy fluida del baile y con mucha versatilidad al evolucionar por la pista de baile.

Además están los giros cuando se baila en pareja, que se repiten mucho en este baile. Son vueltas al estilo del merengue, o parecidas a las de la salsa, pero con un rebote al volverse o completarse que recuerdan mucho al swing norteamericano.

Las vueltas y giros se inician con una especie de aviso del hombre que lleva a la mujer, después de ejecutar varios o todos los pasos básicos. Entonces, él agarra la mano derecha de ella con su mano izquierda y le da un suave tirón, que será el signo para que ella inicie el giro hacia su derecha, volviendo después a su postura inicial o realizando otro giro hacia su derecha, con lo que el hombre tiene que usar la otra mano en sustitución de su izquierda, y así sucesivamente.

Es importante practicar cada paso de forma individual y con música de cumbia -obviamente- antes de pasar a realizar el baile completo. Después será el momento de bailar con una pareja y seguir practicando. Si además tienes un espejo de cuerpo entero o de pared, todavía será mejor porque podrás ver tus pasos de manera global, apreciando como haces el juego de caderas con el de los pies y rodillas.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.