Cómo organizar una fiesta medieval

En cualquier época del año, y especialmente cuando el tiempo acompaña, es siempre un buen momento para organizar una fiesta, ya sea esta de disfraces, en la playa, temática… Entre estas últimas tenemos que hacer mención a un tipo de fiesta que siempre es original y que puede llegar a aportar grandes momentos de diversión, el de la fiesta medieval.

Si te encuentras interesado en saber cómo organizar una fiesta medieval en tu propia casa, te vamos a indicar todos los detalles que debes tener en cuenta para hacer que esta se convierta en un completo éxito. Aunque a la hora de organizar una fiesta debes tratar de lograr que vaya con tu personalidad y la de la mayor parte de los invitados, una fiesta medieval acostumbra siempre a ser una buena elección.

Hay que recordar que en la Edad Media las fiestas se utilizaban para la celebración de acontecimientos importantes, así como para poder estrechar los lazos familiares. Más allá de las bodas, bautizos, funerales… había los torneos y justas, a las que acompañaban con frecuencia actuaciones de música, baila, comediantes y, como no puede ser de otra manera, unos buenos banquetes. Todos ellos son ingredientes que no pueden faltar en una buena fiesta.

Ideas para organizar una fiesta medieval

Dicho lo anterior, si estás dispuesto a organizar una fiesta medieval para tus amigos y/o familiares en tu propia casa, hay diferentes puntos que tendrás que tener muy presentes para que realmente pueda ser un éxito. A continuación te vamos a hablar de cada uno de los puntos que tendrás que valorar para que tu objetivo de tener una fiesta ambientada en otra época se pueda desarrollar de la manera adecuada. Estas son las claves a tener en cuenta:

Ambientación

Para que se trate de una fiesta medieval como tal es imprescindible que cada uno de los invitados, al llegar a tu casa y atravesar la puerta, se sientan que están en otra época, en plena Edad Media. La ambientación es clave para poder conseguir que la fiesta sea un éxito, ya que de esta forma los invitados se podrán meter de lleno en la propia celebración. Así, te será más sencillo que todo salga rodado y que finalmente todos queden satisfechos con ella.

Para lograrlo es importante que te pongas manos a la obra y elabores o compres banderines que cuelguen de un lado a otro del jardín o la habitación, dibujando en ellos flor de lis, cruces maltesas o las típicas que se vinculan con las cruzadas. También decora con cintas y cuelga por las paredes con banderas con escudos de armas. En función del espacio del que dispongas y si dispones o no de jardín podrás ambientarlo de una manera u otra. Trata de adaptarte al espacio del que dispongas y haz que se pueda respirar un ambiente a Edad Media. Esfuérzate en conseguir que el ambiente esté lo más logrado posible.

Música

En una fiesta medieval no puede faltar, como podrás deducir, que haya la adecuada ambientación musical. Si vas a servir bebida y comida típica de la época, y si no también, opta por acompañar el banquete con música. Estas son canciones tocadas con flauta, arpa, pandereta o guitarra, que son las que más se asemejan. Esto es para ir introduciendo a la gente en el ambiente. A medida que avance la fiesta ya podrás optar por canciones más actuales en las que todos os los podáis pasar bien y de forma desenfrenada.

Disfraces

De nada te servirá que la música y la ambientación sea perfecta si luego los invitados no se consiguen meter de lleno en el ambiente medieval. Por este motivo, es recomendable que pidas a tus invitados que vengan disfrazados de algún personaje medieval. Estos pueden ser vestidos de reyes, caballeros, dragones, bufones…; y si no pueden ir vestidos con trajes de época, que al menos lo hagan con algún elemento representativo de esta época como es el caso de una espada o un casco de guerrero.

Photocall

Después de montar todo para que cada invitado se sienta en otra época muchos años atrás, querrás que todo el mundo se pueda llevar un buen recuerdo de esta fiesta. Por ello, para saber cómo organizar una fiesta medieval, es el momento de que crees un photocall. esto puedes hacerlo de forma manual, dibujando un bonito paisaje en el que haya un castillo o similar en una sábana o un gran papel. También puedes colocar un dragón u otros elementos que siempre se han asociado a la Edad Media, sobre la cual tus invitados a buen seguro querrán hacerse una fotografía.

Atrezzo

Para ambientar aún más la fiesta, da rienda suelta a tu creatividad y crea atrezzo casero para la fiesta, como coronas, escudos, chalecos, armaduras de corcho, espadas de cartón y mucho más. Todo ello lo podrás usar con tu Photocall para las fotografías más divertidas.

Fotomatón

Si quieres que tus invitados se relajen y puedan disfrutar de la fiesta al máximo, puedes recurrir a un buen fotomatón, con el cual podrás personalizar fotografías con diferentes formatos y temas, de manera que cada uno pueda elegir la fotografía que sea más de su agrado.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.