Las faldas resultan sexys y femeninas, y permiten una gran variedad de combinaciones además de poder llevarse durante todo el año. Si sabes qué faldas usar y cómo conjuntarlas, pueden resultar muy favorecedoras.

Por lo general, están a la última moda las faldas a la cintura con la parte de arriba metida por dentro. Esto es perfecto para nosotras ya que alarga la figura, y nos hacen ver más altas y esbeltas. Como verás, también triunfan las faldas midi, de tejido de jeans, de cuero y plisadas.

Se usan muchos tipos de falda diferentes, por eso puedes elegir el que más te favorezca teniendo en cuenta ciertas indicaciones. Por ejemplo, para las bajitas, son más recomendables las minifaldas. Mientras que, para las chicas de caderas estrechas, quedarán perfectas las faldas de vuelo. Para las que deseen disimular barriguita o verse más estilizadas, se suele aconsejar que las usen negras u oscuras. También disimulan las faldas ceñidas a la cintura, pero sueltas en la zona del vientre o aquellas plisadas o de tablas.

Si quieres conocer outfits ideales con falda para cualquier estación y ocasión ¡en este artículo encontrarás todo lo que necesitas!

Falda más jersey o sudadera

Las faldas no sólo son para verano o días calurosos. Quedan preciosas también en invierno conjuntadas con jerseys o sudaderas. El tipo de falda que mejor queda para este oufit es aquella ceñida a la cintura y con vuelo o plisada (tipo colegiala). Es ideal para ir cómoda en el día a día y no pasar frío. Llévala con cualquier jersey ya sea por fuera o por dentro de la falda (éste último es ideal para resaltar la cintura). También se llevan mucho las faldas con sudaderas o jerseys cortos (a la altura de la cintura o debajo del pecho).

Puedes completar tu look con medias, bufanda, zapatillas deportivas o botas. Si quieres ir más arreglada, prueba a combinarla con botas de tacón que lleguen por encima de la rodilla. ¡Irás a la última y sin pasar frío!

Falda vaquera o de jean

Lo bueno de este tipo de falda es que prácticamente no pasan de moda y combinan con casi cualquier prenda. En esta temporada está triunfando mucho, ya sea corta o larga. Resulta perfecta para el día a día sin dejar de verte sensual y femenina.

Para ir a la última, llévala con crop tops de manga larga o blusas con los hombros fuera. Puedes combinarlas con botines o sandalias de cuña o tacón si quieren lucir más arreglada. Aunque queda perfecta también con deportivas en los días que quieras ir más de sport.

Este tipo de falda queda bonita con cualquier color, aunque se lleva especialmente combinada con blanco o negro. Mientras que los complementos y zapatos marrones son una opción fantástica.

La falda vaquera suele llevarse en primavera o verano, sin embargo, también puedes usarla en los días fríos con un jersey ajustado y metido por dentro, cazadora o chaqueta de cuero, y botas altas.

Faldas de cuero

Una falda de cuero va a dar a tu outfit un aire rockero, y a la vez, femenino y sexy. Se llevan de todos los colores, aunque el negro sigue siendo el protagonista. También se llevan de distintos tipos: minifalda, falda de lápiz, cruzada, midi… Combínala con prendas del mismo color, por ejemplo, en negro. Así conseguirás el “total black” que tanto se lleva en los últimos años.

Por otro lado, esta prenda se usa mucho con accesorios y zapatos de colores claros o nudes. Esta falda además permite muchas combinaciones. En invierno, opta por utilizarla con maxi jerséis o blusas amplias metidas por dentro. Mientras que, en verano, puedes llevarla con tops cortos, camisetas de tirantes o blusas que muestren los hombros. Si buscas un look más sport, puedes combinar esta falda con una camiseta básica y zapatos de deporte.

Un buen conjunto para salir de fiesta o ir a algún evento especial, es mini falda de cuero con top o blusa con transparencias o encajes metida por dentro. Además de chaqueta tipo blazer, bolso pequeño y sandalias de tacón o botas altas. Consigue el toque final con pulseras, collares y pendientes en plateado o dorado.

Faldas midi

Las faldas midi cada vez están más de moda, sobre todo las de tejido vaquero y las holgadas o de vuelo. Éstas últimas dan a nuestro outfit un toque bohemio y sofisticado. Este tipo de faldas están basadas en aquellas que se llevaban en los años 50, y se caracterizan por llegar justo debajo de las rodillas.

Puedes usarlas tanto con zapatos de tacón como con unos tenis. Aunque lo que está más a la última es llevarla con botas altas. Sin embargo, combina con prácticamente cualquier tipo de zapato.

Este tipo de falda estiliza la figura, aunque debes saber cómo llevarla. Por ejemplo, si la falda es de gran volumen, conjúntala con una blusa o top que se ciña al cuerpo y metido por dentro. Otra ventaja de la falda midi es que puedes utilizarla en cualquier estación del año y permite una gran variedad de estilos.

Para el día a día, usa faldas midis vaqueras, con vuelo o sencillas. Úsalas con camisas holgadas con metidas por dentro o anudadas a la cintura, zapatillas o sandalias planas y bolsito de mano. Las vaqueras quedan fantásticas con camisetas básicas con alguna frase o dibujo.

Faldas de tubo o falda lápiz

Las faldas lápiz han vuelto para quedarse. Son aquellas ajustadas, de talle alto, y de largura por debajo de la rodilla (mínimo). Este tipo de falda es muy femenino, elegante y resalta las curvas. Aunque pueda parecer la típica falda de tubo, actualmente se usa con variaciones y se conjunta de manera distinta de la tradicional. Así, ahora se lleva en cualquier color (como amarillo o morado) o tejido (cuero, vaquero, canalé). Se usan además asimétricas, con aberturas y diferentes estampados.

Con camisa metida por dentro nunca pasa de moda, aunque también puedes llevarla con jerseys o camisas holgadas, chaquetas de cuero, gabardinas, chaqueta vaquera… Recuerda que está a la última mezclar prendas elegantes con otras casuales.

Para ir elegante y sofisticada, utiliza el mismo color en todo el outfit (principalmente blanco, nudes o negro). Luego, da un toque de color con los complementos. Por ejemplo, bolso y zapatos estampados o de colores vivos como rojo o verde.

Con esta falda también puede lograrse un look rock-chic si se combina con botas negras de tacón, camiseta blanca o crop top y chaqueta de cuero o de franela.

Faldas con botones al frente

Esta clase de falda no puede faltar en tu armario. Y es que están a la última las faldas a la cintura, algo más anchas en su parte final, con botones y que llegan a la mitad del muslo. Son muy favorecedoras, cómodas y perfectas para el día a día.

Como puedes ver, se usan mucho de tejido vaquero. Aunque triunfan también de cuero, con botones a los lados, con estampados de cuadros o rayas.

Las combinaciones son prácticamente infinitas. Prueba a usar esta falda con una blusa holgada con transparencias, metiendo por dentro una parte de ésta. O con un jersey bien ajustado de canalé liso o de rayas. Para un look más casual, llévala con una camiseta ancha blanca con un nudito en la cintura o un top corto del mismo color.

Para el invierno, la puedes combinar perfectamente con un jersey bien abrigado de cuello vuelto, medias, botas y chaqueta. Si quieres ser la sensación, completa el outfit con un sombrero de ala ancha.

Faldas plisadas

Están en auge las faldas plisadas midi, muy sofisticadas y femeninas. Al llevarse la mezcla de estilos, muchas optan por conjuntar la falda plisada que aparentemente es muy elegante, con zapatos planos y chaqueta vaquera para darle un aire más informal. Por eso, puedes usar esta prenda para prácticamente cualquier ocasión, sólo dependerá de cómo la combines.

Así, puedes usar falda plisada oscura con sandalias de tacón, camiseta sencilla de cuello pico y darle estilo con una chaqueta de cuero.

Estas faldas se llevan de todos los colores e incluso metalizadas. Lo último es llevarlas con botas altas de tacón o zapatos atados al tobillo en las ocasiones más elegantes. Mientras que, para el día a día, quedarán genial con zapatillas de deporte blancas y camiseta blanca básica con algún dibujo sencillo. Cualquier camisa, blusa o jersey ajustado va a quedar bien con este tipo de falda, sobre todo si va metido por dentro.

Mini-faldas

Las faldas cortas no podían faltar en nuestra lista. Se están usando tanto ajustadas para un look extremadamente sexys como más sueltas y juveniles.

Además de innumerables colores, estampados y tejidos. Este tipo de falda se lleva con aberturas, botones, cruzadas, con asimetrías y a la cintura. Mientras que los tejidos que triunfan son el terciopelo y el cuero.

Si buscas un outfit súper sexy, elige faldas de tejidos elásticos que resalten las curvas con botas de tacón por encima de la rodilla y un top corto. Para ir más elegante, usa el mismo color en todo el conjunto. Por ejemplo, beige, negro o rosa muy claro.

Para el invierno, son perfectas las faldas de cuero o terciopelo con botas, abrigo largo y jersey bien cálido. Las faldas de terciopelo marrón son muy favorecedoras conjuntadas con blusas blancas y zapatos y bolsos negros. La combinación blanco y negro también se lleva mucho, al igual que usar a la vez varios tonos claros o nudes.

Faldas estampadas

Ya sean minifaldas, faldas midi o de tubo, se siguen llevando los estampados. Para un aire femenino, escoge estampados de flores. Quedan especialmente elegantes en faldas blancas o de colores claros.

También se llevan faldas estampadas de cuadros escoceses, de rayas, y por supuesto, de animal print. No olvides que una falda estampada debe combinarse siempre con prendas lisas que contengan uno de los colores del estampado para no recargar tu look. De esta forma, tu falda será la protagonista. Conjúntala con blusas y camisas lisas, o camisetas anudadas, jerseys largos abiertos y botas.

¿Te ha gustado?